DOS FORMAS DE VER LA FOTOGRAFÍA

Una misma pasión: enseñar

MARTÍN

Entiendo que hay una verdad honesta aunque circunstancial en cada acercamiento que hago a los temas que trato y que nada hay que temer cuando esos acercamientos se rigen por la dignidad en el trabajo. Procuro ser hombre de mi tiempo y disfruto explorando las posibilidades de empresas sencillas.

Me interesan las relaciones humanas y cólo el estudio de esas relaciones puede devenir en la creación de imágenes que hablen de nosotros mismos.

Estoy influenciado a nivel estético y visual por los estudios de alteraxión paisajística y me atrae la huellaque el ser humano va creando en su interacción con el entorno.

Hace mil años estudié ADE. Soy graduado superior en Fotografía Artística.

BEATRIZ

Soy licenciada en Psicología y tengo un grado superior en Fotografía Artística. Desde siempre me ha interesado la expresión personal a través del arte y gracias a que la vida concede segundas y terceras oportunidades pude enamorarme de la fotografía, un medio de comunicación directo, inmediato y universal que me permite explorar el mundo dentro y fuera de las fronteras de la piel.

Mis fotografías no persiguen ningún fin estético, solo convertir los espacios cotidianos en mundos alternativos donde cualquier cosa puede ocurrir.

Como tema me interesan los procesos de introspección y búsqueda de identidad así como el espacio como elemento narrativo. Mis influencias hunden sus raices en la fotografía escandinava y la escuela de Düsseldorf.

LA IDEA

Fue allá por 2008 cuando la crisis económica y la casualidad hizo que nos encontrásemos.

La crisis consiguió sacarnos de actividades profesionales para las que nos habíamos preparado concienzudamente y en las que habíamos progresado con el paso de los años pero que no nos aportaban mucho a nivel personal, y nos dió la oportunidad de explorar otras posibilidades más relacionadas con aquello que nos hacía tilín por dentro. La fotografía, que simplemente había sido una afición más, pasó a ocupar un lugar destacado en nuestras vidas. Empezamos a interesarnos por avanzar más allá de lo que supone conseguir una fotografía bonita y decidimos volver a sentarnos detrás de un pupitre para estudiar.

En 2009, un alojamiento rural llamado La Posada del Candil, nos ofreció la posibilidad de impartir unos talleres sobre fotografía nocturna y de naturaleza durante un fin de semana. Estos talleres recibieron el nombre de Jornadas Fotográficas Encandilarte y nos abrieron un nuevo e inesperado camino para recorrer en nuestra vida profesional. Nos gustó la experiencia, había algo muy bonito en enseñar a otras personas a mejorar en sus habilidades fotográficas, algo que iba más allá de ayudarles a conseguir una imagen bella, y no lo pensamos mucho: nos quedamos con el nombre y nos pusimos manos a la obra.

Mientras tanto, la casualidad hizo que nos conocieramos y nos enamorasemos. Forjó el equipo que hoy en dia formamos y que comparte absolutamente todo. A veces no sé cómo lo hacemos, pero el caso es que... ¡lo hacemos!. 24 horas al día, 7 días a la semana desde hace más de 10 años... y continuamos.

EL MÉTODO

Nuestro método de enseñanza no es algo que surge al azar. Se trata de algo que hemos depurado y sistematizado fruto de la observación a lo largo de varios años de experiencia docente. Podríamos contarte el paso a paso de esta evolución, pero sería tremendamente largo y tedioso así que simplemente te diremos que se basa en dos grandes descubrimientos.

El primero es que en esta escuela aprender no es un simple proceso de ensayo y error sino de concatenación de errores. Sí, tal como lo lees. Buscamos el fallo, lo que nosotros denominamos el resultado no esperado, y trabajamos con él para corregirlo y prevenirlo. Gracias a esto, llegamos al segundo descubrimiento y es que superando el error, fallo o resultado no esperado, no solo aprendes fotografía, sino que amplías tu catálogo de habilidades y competencias. Aumentan tus estrategias de resolución de problemas y consigues algo que va más allá de lo que perseguías al matricularte en un curso: tu percepción de capacidad para hacer todo aquello que te propongas.

Todo esto lo hacemos con mucho rigor y seriedad, sí, pero buscando siempre la sonrisa y pasar un buen rato. Si además de todo esto eres capaz de percibir el corazón que ponemos en cada una de nuestras clases, te quedarás en esta escuela para siempre.

LA ESCUELA

Encandilarte es una escuela abierta. Puedes participar y realizar cualquiera de nuestros cursos independientemente de si eres profesional, aficionado o estudiante de fotografía.

Estamos convencidos de que aprender fotografía (o cualquier otra disciplina artística), es algo beneficioso y positivo a muy diversos niveles. Sabemos que los sistemas educativos tradicionales no han sabido ver esta realidad, ni proporcionar marcos de aprendizaje que permitan hacer del Arte algo personal y cotidiano. Por eso, estamos decididos a llenar ese espacio fundamental en el desarrollo de cualquier persona. Nuestra misión es ayudarte a contar tu historia a través de la fotografía.

Todos los días venimos a trabajar con una sonrisa plantá en mitad de la cara, porque amamos lo que hacemos y sabemos que somos capaces de transmitirlo.

Esta es tu escuela, ¡bienvenido!

Síguenos en Instagram

Cada día (o casi) una story sobre fotografía

Menu