Cómo elegir una lente y no morir en el intento

El año pasado te adelantaba que durante 2016 iba a publicar una serie de entradas en el blog relacionadas con técnica y equipo fotográfico básico. Pues bien, inauguraremos esta sección dedicando unos minutos a hablar sobre las lentes u objetivos. Realmente yo no soy una experta ni estoy constantemente enganchada a los nuevos productos que salen al mercado. La información sobre las especificaciones técnicas sobre una lente, un cuerpo de cámara, un flash o un trípode es una información que solamente busco cuando me dispongo a realizar una compra. Si tienes interés en conocer más a fondo este tipo de «reviews» te recomiendo que visites la web de Ken Rockwell. Encontrarás la información en inglés pero a cambio dispondrás de un amplio catálogo de lentes y cámaras de diversos fabricantes que consultar.

Pues vamos a empezar ¿no?

Primero te hablaré aspectos técnicos de la lente porque sé por experiencia que un poco de teoría viene bien como calentamiento. Después prestaré más atención al tipo de lentes a elegir en función del trabajo o tipo de sesión al que te vayas a enfrentar y terminaré hablando de ti, de tus gustos, de tus necesidades, de tu estilo, porque a la hora de elegir una lente tú eres el factor más importante a tener en cuenta.

 

SOLO-UNA

 

Existe tal variedad de oferta de rangos, fabricantes, aperturas, etc. que elegir una lente puede convertirse inesperadamente en una aventura mareante y estresante. No tiene por qué ser así. Basta con saber y tener claros unos cuantos conceptos básicos para saber en cada momento qué es exactamente aquello que quieres e ir a buscarlo al mercado sin tener que dar más vueltas que la digestión de un caracol ;)

Las lentes son los ojos de nuestra cámara. Ellas son las responsables de recoger la luz y dirigirla hacia el sensor (o película) para registrar la imagen. En función de las características de esas lentes, obtendremos un tipo de imagen u otra.

70-200

Vale, ya tienes claro qué es una lente y para qué sirve. Ahora vamos a ahondar un poquito más y a atrevernos a manejar un vocabulario más apropiado: vamos a empezar a hablar de focal de una lente. ¿Qué es esto exactamente?
Pues muy simple, la distancia focal o longitud focal de una lente es la distancia que existe entre su centro óptico y el foco o punto focal cuando enfocamos al infinito. Se mide en milimetros y digamos que es la responsable de poner el nombre a las lentes: 35mm, 18-55mm, 50mm, 85mm, 70-200mm, etc.

Además del nombre, también tenemos que poner apellidos a las lentes. Esto te ayudará a clasificarlas mejor y a conocer de manera exhaustiva sus características. Por eso, además de la distancia focal tendrás que tener en cuenta otros conceptos como apertura máxima y distancia mínima de enfoque. Todos estos parámetros (y algunos más) vienen serigrafiados en tus lentes. Solo tienes que revisarlas una a una y comprobar sus características.

La distancia mínima de enfoque es la distancia a partir de la cual se puede enfocar con una determinada lente. Al igual que ocurre cuando te acercas progresivamente un objeto a los ojos, si te colocas más cerca de lo que la lente te permite para enfocar aquello que estás fotografiando, te encontrarás con que o bien tu lente no confirma el enfoque o si lo hace, con que obtendrás una fotografía sin foco. Generalmente, cuanto mayor es la distancia focal de una lente, mayor será también la distancia minima que necesitarás para enfocar. Las lentes macro son muy especiales porque no solo manejan focales largas sino que además las combinan con distancias mínimas de enfoque cortas. Esto nos permite acercarnos mucho al objeto que vamos a fotografiar y por lo tanto conseguir interesantes tomas de aproximación y aumento.

También tienes que aprender a diferenciar entre lentes rápidas y lentas, y no, no es que las tengas que poner a echar carreras a ver cuál es la que corre más ¡no! 😀
Una lente rápida es aquella que deja pasar más cantidad de luz por unidad de tiempo en comparación con una lente lenta, que deja pasar menos cantidad de luz por unidad de tiempo. Por lo tanto no te será nada difícil imaginar ya que las lentes con mayor apertura máxima de diafragma serán más rápidas que las que tengan menor apertura máxima.
Pero, ¿qué es eso de la apertura máxima? Pues tan sencillo como parece: la apertura máxima de una lente es el valor máximo al que podemos abrir su diafragma. Cuanto mayor sea esta apertuta máxima, más calidad de lente, más peso y también mayor precio.

 

lentes-ojos

 

Pero vamos a lo que vamos. Conociendo ya toda esta información técnica que posiblemente me ayudará y mucho a la hora de elegir una lente, ¿cómo sé exactamente qué tipo de lente elegir a la hora de ampliar mi equipo fotográfico?

Pues muy fácil verás. Partiendo del supuesto de que cualquier lente es válida para hacer cualquier tipo de fotografía, sí que es cierto (y conviene tener en cuenta) que existen determinados tipos de lente más apropiados para según que encargos o trabajos. Si ya has comenzado a leer artículos e información sobre qué lentes son más adecuadas para un determinado tipo de práctica fotográfica sabrás ya que el 50mm se recomienda como lente para principiantes por la semejanza al ojo humano que ofrece en cuanto al tipo de visión, que el 85mm es la lente a tener en cuenta si vamos a hacer retratos o que un 16-35mm sería la lente ideal para fotografiar paisajes, arquitecturas o fotografía urbana.

Por otro lado, siempre debes tomar decisiones con un ojo puesto en el equipo con el que actualmente estás trabajando, de tal manera que el rango focal al que llegues con las nuevas incorporaciones sea preferiblemente amplio y se solape lo menos posible. No tiene mucho sentido invertir una buena cantidad de nuestros recursos económicos en focales de las que ya dispones así que intenta abrir tu abanico de milímetros procurando no repetirte a no ser que esté bien justificado.

Toda esta información es muy útil, pero llega un momento en el que debes ir un poquito más allá y comprender que al fin y al cabo tu cámara no ve las cosas igual que tú las ves y que debes practicar y experimentar para convertir toda esta información que llega a tus manos en sabiduría, en experiencia, en profesionalidad o tablas.
Puede que tengas mucha información, pero también necesitas esa experiencia para saber qué lente es la correcta para ti y el trabajo que vas a realizar. Esa elección es una elección de autor y dependerá única y exclusivamente de ti. Por eso te decía al principio que no se debe olvidar que cualquier tipo de fotografía es posible con cualquier tipo de lente. La teoría dice que un retrato debe hacerse con una focal media o larga pero, ¿acaso no sería interesante realizar un retrato con una lente angular para explorar emociones menos convencionales como las cómicas, surrealistas o de terror?

Por otro lado, la elección de la lente también tiene mucho que ver con tu personalidad como fotógrafo. Hay personas que necesitan sentirse físicamente cerca de aquello que están fotografiando por lo que escogerán rangos focales normales y angulares, mientras que otros fotógrafos necesitan espacio, distancia, no les gusta molestar así que simplemente utilizan focales largas. Puede que tengas alma de explorador o que seas una persona muy analítica y te guste ver una misma cosas desde diferentes puntos de vista antes de tomar una decisión, así que probablemente prefieras fotografiar con lentes de focal fija o tal vez le des más valor a la comodidad, la acción y la rapidez en fotografía y no concibas tu equipo sin una buena lente zoom que recoja un gran rango focal que te permita estar preparado para cualquier situación que te pueda surgir.
Piensa en todas estas cuestiones porque al final son las que marcarán la diferencia entre una inversión que se queda triste y azul como el gato de Roberto Carlos encerrada en la mochila o aquella otra que se convierte en un Must, un ¡no sin mi … mm!.

Para terminar te voy a contar cual es mi «Dream Team» de lentes. Algunas las tengo ya y otras espero que vengan pronto de camino, que en abril es mi cumple y hay que ir preparando una estrategia!!! jajaja
Si quieres puedes contarme en los comentarios cuál sería el tuyo o con qué lente de tu equipo te irías hasta el fin del mundo.
Ahora a disfrutar ya del viernes, ¡feliz fin de semana!

dream-team

¿Quieres comentar este post?

Tu email nunca será compartido o publicado Los campos señalados son obligatorios *

Estos son mis últimos posts por si te apetece leerlos

LEER MÁS

SÍGUENOS EN INSTAGRAM

Cada día (o casi) una historia sobre fotografía

CONTACTo

hola@encandilartefotografia.com

compartimos contigo