fbpx

¿Hacer o no hacer las fotografías que realmente quieres hacer? Esa es la cuestión.

 

Así, como en el primer acto del Hamlet de Shakespeare, me veo un punto perpleja y pensando en que algo huele a podrido en las redes sociales últimamente. No es algo nuevo, pensaréis muchos, pero sí es la primera vez que me decido a hacer una reflexión abierta sobre ello.

Generalmente intento mantenerme fuera de cualquier tipo de discusiones y polémicas en cuanto a gran variedad de temas. En los ámbitos y foros públicos soy como una Suiza neutral en cuestiones de política, religión y… Fotografía: una aburrida integral. En otros círculos más íntimos y por qué no decirlo, seguros, me lanzo abiertamente hasta el punto de ser la más políticamente incorrecta de mis amigos. Ahí ya de neutral nada oigan: ¡el alma de la fiesta!.

Esta especie de bipolaridad que vivo todos los días sobre quien soy en realidad y cómo se supone que debo ser dentro del mundo en el que me ha tocado vivir, me ha hecho pensar mucho sobre qué es lo que está pasando actualmente respecto a la libertad de expresión y sobre todo, con la libertad artística. La libertad para ver, comprender, fijarse o compartir aquello que nos interesa mediante el arte. La libertad para ser y ser honestamente. En otros ámbitos parece estar claro que el individuo tiene libertad para todo o casi todo, pero en relación a lo que entendemos como expresión artística (da igual que sea amateur o profesional), ¿sigue siendo igual?. Paradójicamente y como diría Diego el Cigala, en esto del Arte la cosa cambia. Parece ser que bastante.

Llevo haciendo fotografía con asiduidad desde 2008 y, a pesar de que desde entonces ya comencé a estudiar y formarme en este campo, hasta hace muy poco siempre me ha acompañado la sensación de ser una intrusa y considerar que tenía que pedir permiso o perdón por casi todo. Da la casualidad de que las personas o grupos que me han hecho sentir insegura censurando lo que hacía y lo que no hacía a la vez, tenían menos experiencia y conocimientos que yo, pero aún así consiguieron hacer mella en mi. Primer error.

De pequeña aprendí con un cuento eso de que nunca llueve a gusto de todos, pero no sé exactamente en qué momento de mi vida olvidé esta valiosa leccción y comencé a querer complacer a todo el mundo. Obviamente conseguirlo es un imposible y a lo único que conduce es, como poco y en el mejor de los casos, a un bloqueo creativo del copón. Si además de todo esto añades el efecto amplificador que hoy en día tienen las redes sociales y el hecho de que muchas de ellas se hayan convertido en opinódromos profesionales, la tragedia personal está servida y caliente para todos los fotógrafos sensibles que conozco y entre los que me incluyo.

Con el tiempo y un poco de perspectiva he conseguido identificar cosas de las que huir y otras a las que arrimarse. Alejarse de círculos y personas tóxicas es tan importante como saber con quien debes colaborar y compartir, porque eso es lo que realmente puede hacer grande, útil y productivo tu trabajo. Dejarse llevar por las modas, comentarios o las normas de aquellos que han creado pequeñas aristocracias y nucleos de opinión cerrados e impermeables acabará con tu energía y la estabilidad mental y emocional que debemos tener cuando estamos inmersos en un proceso creativo. Te retirará de esto de hacer fotos, y eso es lo que no debes permitir solo porque determinado estamento dicte lo que mola y no mola fotografiar.

Estas son las conclusiones a las que he llegado y que hoy quiero compartir contigo para que deje de dolerte la cabeza (y a veces también los ojos) cuando publicas, muestras o exhibes tu trabajo, o simplemente si dudas en hacer las fotografías que realmente deseas hacer o las que otros quieren que hagas:

 

    • El mundo no es tan grande como se creía antaño. La Fotografía ha dado buena cuenta de esta cuestión en los pocos compases que llevamos consumidos del nuevo siglo. Hay fotos de todo, desde todos los puntos de vista y con todas las iluminaciones posibles e imaginables. Los Modernos no han inventando nada (aunque ellos crean que sí), así que ¿por qué agobiarse intentando ser el más genuino y original sobre la faz de la Tierra?. Entra en contacto con tu interior, con lo que te apasiona, te preocupa, lo que amas o lo que no deseas olvidar nunca y fotografíalo como si no hubiera un mañana. Hazlo tal y como te apetezca, como creas que debes hacerlo para contar tu historia. Simplemente haz eso.

 

    • Estudia porque sí, no te puedo dar una razón más potente. A lo mejor no todo está en los libros, pero el 90% de lo que tienes que saber está en ellos, una revista o la pantalla de tu ordenador. Lee textos y visiona muchas fotografías. Las cosas que creas y te parecen nuevas no son más que todo lo que has consumido y digerido devuelto al mundo en forma de imagen, así que… ¡cuida lo que comes!.

 

    • Tu valor más importante eres tú mismo. Por eso que te contaba antes sobre la importancia de cultivarte, de nutrirte de conocimientos pero también de experiencias, de viajes, de tertulias y charlas con las más diversas personas. Tú eres el filtro por el que va a pasar toda esa información y, dependiendo de lo bien construido que esté, va a retener más o menos cosas con las que ser creativo, así que se selectivo pero sobre todo muy abierto y proactivo en tu vida cotidiana.

 

    • Rinde cuentas sólo ante ti mismo. No tienes por que justificarte ante nadie más. Basta con ser honesto, con hacer lo que uno quiere y sobre todo saber por qué lo hace. Después si te apetece contarlo, redactarlo en un statement, o enunciarlo para taparle la boca a alguien es decisión tuya. Pero no pienses que le debes una explicación sobre tu trabajo a nadie. Bueno, si te dan una beca millonaria tal vez a tu benefactor, ¡o al jefe!… que también los tenemos y ocurre que rara vez saben de fotografía (no tienen por qué hacerlo).

 

    • Lee o atiende a cualquier opinión sobre tu trabajo, venga de quien venga, sea un comentario experto y cualificado o no. Todo el mundo puede aportar y enriquecer desde muy diversos frentes. Importa lo mismo lo que dice el galerista que no compra tu obra, el comisario que la edita y te da consejos o tu madre, que te lleva viendo 40 años hacer cosas de esas del Arte, desde pegar macarrones en una cartulina hasta hacer action painting con tus primos o encerrarte en un cuarto oscuro a respirar sales de plata y, por qué no, a robarle un beso al chico guapo de la clase. Tal vez ella pueda aportar más que los demás así que no desestimes nada, pero huye despavorido de todo lo que no sea constructivo y te ayude ser mejor persona y mejor artista. HUYE.

 

    • Límate la piel. Hazte una exfoliación en profundidad. Limpia las capas sobrantes y deja espacio para lo aprovechable, para todo lo que se pueda fundir en ti. Con eso te harás una coraza más gruesa y resistente a los ataques del exterior. A veces, en esta profesión hay que caminar sobre el alambre sin red y hacer cosas tan raras como ser sensible y no serlo a la vez. Pon toda tu emotividad en el trabajo y aunque te cueste, sácala de las tertulias llenas de opinólogos gratuitos. Es salud mental. Tus fotos lo agradecerán.

 

    • No tendrás libertad si no eres libre. Por eso, y a modo de corolario, haz siempre las fotos que quieres hacer y no las que otros quieren que hagas. Esa, y no otra, es la verdadera cuestión.

 

Siempre habrá alguien que te juzgue, que te critique, y eso es bueno: no siempre lo hacemos todo bien. No hay nada malo en saber asumir los resultados no esperados y aprender de ellos, pero lo que debes desterrar de tu vida sin vacilación es toda aquella opinión toxica que sea lanzada solo para desestabilizarte, para hacerte dudar o desistir. Opiniones que no aportan nada, que no se basan en ningún conocimiento o lógica por parte de quien o quienes la expresan están sobrando en tu carrera.

Evidentemente, y antes de terminar, quiero dejar bien claro que esta opinión es muy personal y exclusivamente basada en mi experiencia particular. Hace referencia al trabajo fotográfico que realizas como fotografo aficionado o como profesional vinculado a la Fotografía Artística y simplemente aspira a servir de lectura y entretenimiento. Si además ha sido posible abrir alguna luz en tu camino en el caso de que te sientas tan agobiado y extranjero como me he sentido yo dentro del país de las fotos, entonces todavía me sentiré mejor por haber escrito este post. Hacer fotografías por encargo es algo totalmente diferente ya que en ese caso debes poner tus conocimientos al servicio de las ideas y necesidades de otras personas. Aún si así fuera el caso, seguro que algo de lo que has leído también puede ayudarte.
 
Y ya, que me callo ya. Que cada vez que hablo sube el pan, pero que le vamos a hacer. Si lo pide el cuerpo… habrá que darle gusto de vez en cuando, ¿o no?.
 
¿Te sientes inseguro cada vez que publicas tu trabajo? ¿Te han dado mucha leña en las redes? ¿Te ha servido este post de algo? Cuéntame y lloraremos hombro con hombro, pero buscando siempre la sonrisa al final 😉

 

Feliz finde y hasta la próxima. ¡Muchas gracias por venir a leerme!

 

15 Comentarios
¿Quieres comentar este post?

Tu email nunca será compartido o publicado Los campos señalados son obligatorios *

  • No tendrás libertad si no eres libre. Por eso, y a modo de corolario, haz siempre las fotos que quieres hacer y no las que otros quieren que hagas. Bea que gran verdad me quedo con muchas cosas y sobretodo con esta parte y que no se nos olvide nunca.  Yo cuando era más sensible era en la época de Flickr y claro que daban caña, había de todo. Lo que más me molesta es la incultura general en la que la fotografía artística de desnudo muy a menudo la marcan como pornografía… pero eso hay para un post entero.Me ha gustado mucho el post, me he sentido identificada en los bloqueos y sensaciones que describes. Un beso!!ResponderCancelar

    • Gracias Patri!
      Me apunto lo del Desnudo como género fotográfico maldito para otra entrada del blog ;)
      Un beso y que no te coman la moral nunca más todos esos que ni juntos jamás podrán tener el arte que tú tienes!ResponderCancelar

  • Ana Martinez

    Por desgracia esto ocurre no sólo en la fotografía sino en muchos ámbitos. Yo he llegado también a una opinión muy parecida, debes prepararte para lo que haces, hacerlo lo mejor posible y siempre intentado mejorar pero tienes que hacer algo que a ti te guste y apasione. Al final nunca le va a gustar a todo el mundo y siempre va a ver un «listo» que de su «experta» opinión. Pero si tú lo haces con pasión y convencido no te vas a arrepentir.ResponderCancelar

    • Exacto Ana, para mi esa es también la clave. Estudiar, estar preparado, hacerlo lo mejor que puedas y de una manera 100% honesta. La pasión es el condimento extra que nos hace seguir cuando todo se pone cuesta arriba o no conseguimos los resultados que esperábamos. Gracias por pasar por aquí y dejarnos un comentario, muacks!!!ResponderCancelar

  • Que hermosas palabras y excelentes consejos no solo a nivel profesional,es un mensaje para la vida. Felicitaciones por ser una Gran Maestra!!ResponderCancelar

    • Gracias Vero :)
      Si sirve para algo, entonces merece la pena seguir escribiendo en el blog aunque sea algo que esté totalmente demodé hoy en día :)))ResponderCancelar

  • Marta Monleón

    GRACIAS, Bea, 1000 Gracias por poner por escrito algo que hemos sufrido tantas personas. A mi me llegó a bloquear. El bloqueo fue tan fuerte que decidí usar sólo mi analógica y dejar de mostrar mis fotos por redes. Quizás fue mientras pasaba por una etapa bastante dura de mi vida que me dejaba pequeñita ante cualquier situación. En realidad fueron varios factores. Ha pasado el tiempo y cada vez me afecta menos, actualmente te diría que casi nada. Y ahora no hago casi fotos porque estoy emprendiendo y me faltan horas!!! Pero ya el miedo al qué dirán ha pasado a un segundo plano.
    Las peores críticas casi siempre vinieron de mujeres, críticas no constructivas me refiero y de hombres vinieron en fotos donde se insinuaba el cuerpo simplemente. Y no sólo críticas, tema que me afectó muy negativamente y me hizo reprimir muchas ideas fotográficas. 
    Por este motivo, aunque el mío no fuera desnudo como tal, me encantará leer tu post sobre el tema. Personalmente me parece un tema fotográfico apasionante, el juego con las formas y La Luz es divino. Pero si eres tú la que muestras algo de ello, crítica asegurada. Una lástima. 
    Lo dicho, mil gracias, me he sentido muy reflejada en tu post y en esa alta sensibilidad de la que hablas  ;-)ResponderCancelar

    • Bueno, algún día os contaré un poco mejor cual fue mi mayor bloqueo en fotografía y de dónde vino. Hay historias que os fliparían de lo increíbles que son y es que la gente nunca deja de sorprenderte!!! jajajaja
      Lo del desnudo es algo que está íntimamente ligado a la tradición artística en la que el hombre solía ser el sujeto y la mujer el objeto. Hoy en día las tornas han cambiado, especialmente en fotografía, disciplina en la que ya somos más las mujeres que los hombres ejerciendo profesión. Creo que es la única en la que realmente se ha producido el desequilibrio en la balanza. Es decir, que en un campo histórica y recalcitrantemente dominado por los hombres, en el que además, en un breve lapso de tiempo se ha llegado a crear en el imaginario colectivo una sólida idea arquetípica de «El Fotógrafo», el marcador ha dado la vuelta y las mujeres somos las que ahora podemos mostrar al mundo cual es nuestra visión de las cosas, nuestra perspectiva. Es una revolución en definitiva. Veremos si somos capaces de aprovecharla ;)
      Gracias por pasarte y comentar Marta, nos encanta leerte!ResponderCancelar

  • elizabethpv

    Hola Bea:   Como verás ando muy atrasada en mis lecturas, pero ya por fin entramos en las ansiadas Vacaciones!!    Te entiendo a mil en esto de sentirte «Intrusa» haciendo fotos, como si no tuviese uno permiso de hacerlo.  A mi me daba a mi mucho corte decir que hago fotos, me sentía extraña.  Pero a la vez no quería, ni quiero dejar de hacerlo si me encanta.   Entonces me dije: «Si esto que haces, lo disfrutas, lo amas, y lo necesitas, pues es tuyo».  
    Puede gustar o no, pero eso ya es tema de la otra  persona.  Por supuesto no dejo de escuchar esas palabras sabias, de crítica constructiva o de aliento. (inclusive la de los fans incondicionales Marido, Papas, Mejores amigos, que ayudan un poquito, pero sólo hay que escucharles lo justo). Siempre en pro de mejorar y crecer.   Esto de la fotografía es tan bonito, todos los días puedes aprender, alimentarte, como bien dices para hacerlo cada día con más gusto y sobre todo seguridad.
    Para las otras palabras que no nos ayudan a crecer,  tenemos un dicho un poco ordinario, pero muy efectivo en México,  «Entre tu arte y mi arte, prefiero mi-arte»  jajajjajaj  Con lo cual es imposible darle gusto a todos.  Lo importante es la satisfacción propia y de allí nacerá el que alguien más disfrute con lo que tú haces.
    Te mando un besito y gracias por compartir tus sensaciones (que son compartidas), por tus post que nos alimentan y nos hacen seguir amando la fotografía.
    ResponderCancelar

    • Liz, que desastre (para variar), no había leído tu comentario. Nos hemos reído un rato largo con el dicho mexicano jajaja, cómo mola aprender maldades nuevas , gracias!
      Ya nos contarás de vuestro último viaje a Geneve, nosotros pensabamos ir a Madrid como cada verano a nuestra cita con PHE y así juntarnos todos en la capital y salir a comer o tomar algo, pero este año se nos han juntado muchas cosas que debemos atender y va a ser que no. Pero en nuestra próxima cita nos ponemos al día de TODO, ¡¡tengo que contarte qué tal me salen esas lentejas con chipotles!!. Un besote y feliz verano!!
      ResponderCancelar

  • Tenía tu blog hace tiempo marcado en una web para guardar enlaces interesantes, hoy lo re-descubro. Tienes mucha razón en lo que comentas, a veces creo que dependiendo de donde se viva se siguen unas modas u otras relacionado con la fotografía por poner un ejemplo si en un pueblo la mayoría de fotógrafos hacen puestas de sol el que hace fotos de insectos es como que está fuera de la onda. A menudo leo que la culpa es de las redes pero creo que la culpa es que nos dejamos influenciar por las redes somos débiles cuando la masa pone de actualidad un tema y decidimos seguirlo por que está de moda hacer tal cosa, sin duda lo mejor es hacer lo que a uno le apetece aunque a la masa le interesen otras cosas, se disfruta más cuando uno hace lo que le gusta que cuando hace lo que le interesa a la masa.ResponderCancelar

  • Primero de todo gracias por verbalizar algo que muchos pensamos y que acaba por bloquearnos. Yo, aún sin ser fotógrafa profesional, me sorprendo a mi misma haciendo o publicando fotos simplemente por el criterio de las redes. Y aunque es cierto que esto me ha funcionado para visualizar mi «marca»y ganar seguidores, hay toda una parte de mi que queda completamente sasgada. Muchas fotos por hacer que me gustaría y que ante la falta de tiempo dejo de hacer, dando prioridad a las que sí que sí funcionan en las redes. También os quería felicitar  por el tipo de contenido que estáis haciendo tanto en IG como en el blog y que realmente hacen de vuestra escuela una escuela real de fotografía y se distancia de otras. ResponderCancelar

    • Exacto Sonia. Todos empezamos acercándonos a la fotografía como algo lúdico, bonito, relajante, estimulante, enriquecedor… cuando decides profesionalizarlo de algún modo, por la vía artística o como medio para publicitar una marca la cosa cambia. No es un drama, tampoco hay que pintarlo todo de negro, pero sí hay que estar al sopesquete para cribar y diferenciar, para poner cada cosa en su sitio y que determinadas cosas no nos afecten hasta el punto de llegar a bloquearnos.
      Yo misma, por ejemplo, hace mil años que no hilvano un proyecto fotográfico. Ni siquiera tengo tiempo de hacer fotos por placer. Esto en parte me apena, pero pienso que ahora precisamente es el momento de volcarme en mi trabajo como docente, que ya habrá tiempo para esas fotografías. De momento solo las imagino, las sueño, las aboceto (¡tengo el cuaderno de ideas hasta los bordes!). Supongo que todo llegará, mientras tanto me reservo un espacio solo para mi, sin redes sociales, sin espacios públicos. Esto también es importante, tienes que conservar ese espacio privado solo para ti. Verás como en él desaparecen los miedos y los bloqueos.
      Un poco bipolar, sí, pero productiva y más feliz ResponderCancelar

      • sonialayola

        Es exactamente esto. No lo podría describir mejor. Y creo que efectivamente la solución es guardarte un espacio por pequeño que sea para tí. Un besoResponderCancelar

  • Ximena

    Hola! ya hace un año de éste post pero mágicamente caí por aquí en éste 2018.
    Sólo para expresar lo identificada que me siento, creo que llevo en la fotografía no hace mucho tiempo y todo empezó como amor al arte, hobbie…una pasión, que se está transformando en u anhelo gigante de vivir de ésto. Me falta muchísimo (aunque hago cursos, compro libros y veo cuanto documental encuentro) pero bueno, el que no lo intenta nunca sabe si funcionará… pero si es verdad que el camino se hace pesado, cada vez que uno se intenta acercar al mundo profesional empiezan las barreras del egoísmo, los que critican por todo, desde que no se tiene un equipo fotográfico profesional hasta lo que vende y lo que no. Pero mi intuición me dice que muestre lo que de verdad me gusta, que haga proyectos locos fotográficos y que siga adelante a pesar de los bajones. Saludos desde Chile y me encantó éste post. :)ResponderCancelar

Estos son mis últimos posts por si te apetece leerlos

LEER MÁS

SÍGUENOS EN INSTAGRAM

Cada día (o casi) una historia sobre fotografía

CONTACTo

hola@encandilartefotografia.com

compartimos contigo

X